En las regiones, en las ciudades, en los barrios, en las casas pero principalmente en los cuerpos humanos, se aplican las “nuevas” políticas tecnologicas, ésta trama tecnócrata origina un novedoso estado territorial en una “actualizada” forma de vivir. Ya no limítrofe ni geográfica, sino, digital y geopolítica (económicamente) localizable.